caminos de individuación,    mlc© y trabajo social clínico

El camino de individuación refiere  a la autorrealización de la persona, al encuentro consigo misma, con  el sí mismo, a poder conectar con la identidad única de cada persona.

 

Jung "La relación consciente de la unión interna requiere terminantemente la relación humana como condición inexcusable, pues sin una vinculación con el prójimo conscientemente aceptada y reconocida no es posible ninguna síntesis de la personalidad"

Jung (1946) vol.16, nº 444

 

Para ello es conveniente poder liberarnos de aquellos condicionamientos que queriendo o sin querer nos acompañan, pudiendo ser estos familiares, sociales, culturales, laborales; recomendaría para vivir una vida más plena la conveniencia de poder liberar la coraza parental, la narcisista, la social, además de las corazas de base: la coraza de protección, la del mal amado, la de la impotencia y la fundamental.


La psicología social estudia cómo pensamos y sentimos acerca de otras personas, cómo nos comportamos al relacionarnos con otras personas, y cómo nuestros pensamientos, emociones y conductas son influidos por los demás. Los grupos nos ayudan a evolucionar, a aprender a relacionarnos los unos con los otros, a poder aprender y relacionarnos. Lo que quizás no tengamos tan claro es hasta que punto la norma social o cultural nos condiciona en aquello que queremos hacer, en aquello que decidimos.

 

Todas y cada una de las personas somos únicas y tenemos una visión única de lo que creamos, de como lo creamos, de nuestras interpretaciones, de nuestra visión. Somos un constructo de todas nuestras historias vividas, de todo aquello con lo que nos hemos nutrido durante nuestra vida, desde nuestras más tierna infancia, siendo  el primer sistema de acogida nuestra familia nuclear, teniendo como referencia directa e idealizando como a Dioses a nuestro padre y a nuestra madre.

 

A posteriori y siguiendo nuestra evolución llegamos a nuestra etapa de adolescencia para diferenciarnos de nuestros progenitores y para poder entrar progresivamente en nuestra etapa adulta. Pero una vez llegamos a nuestra etapa adulta, somos realmente auténticas con nosotras mismas, con nuestros anhelos y con nuestra vida, o seguimos reproduciendo patrones antiguos que no nos pertenecen y que refieren a lo que nuestra madre o nuestro padre deseaban para nuestras vidas, decidimos por nosotras mismas cuando estamos en un grupo, o el grupo nos condiciona  en relación a la adaptación, que procesa la adaptación al grupo.

Susan Fiske psicóloga social estadounidense propone cinco motivos sociales universales que impulsan a las personas a vivir con otros y a funcionar de forma adecuada en las relaciones, los cinco motivos son:

 

-Pertenencia: las personas necesitan estar implicadas en alguna relación o pertenecer a algún grupo para sobrevivir.

-Comprensión compartida: Las personas necesitan saber, conocerse a sí mismas, entender a los demás y la realidad que les rodea, y poder predecirla para funcionar en la vida cotidiana, para construir una realidad.

-Control: que impulsará a las personas a sentirse competentes y eficaces al tratar con el ambiente social y consigo mismas.

-Potenciación personal: aquella necesidad que tenemos de sentirnos especiales como individuos y como miembros del grupo.

-Confianza: Implica sentirse a gusto con el mundo y tener predisposición a esperar cosas buenas de la mayoría de las personas.

 

Podríamos afirmar que dichos motivos sociales pueden condicionar nuestra manera de interactuar, qué es o cómo podemos respetarnos a nosotras mismas para poder realizar nuestro camino de individuación. A menudo la rigidez del constructo de nuestra  personalidad,  no nos permite respirar ni habitar nuestro propio cuerpo, exponiéndonos a través de nuestra propia voluntad a la sobreadaptación, forzándonos a aparentar aquello que no somos y forzando a nuestra energía vital a acorazarse a quedarse bloqueada, por no permitirnos expresar quien somos realmente.

El camino de individuación es un camino de amor y respecto hacia una misma, permitiendo que a través de la ecología de nuestro propio sistema podamos ir flexibilizando patrones, creencias, resistencias, miedos, vulnerabilidad, ansiedad, angustia, malestar, pudiendo poco a poco y respetuosamente lograr un mayor bienestar con nosotras mismas, me refiero en femenino al hablar de personas sin distinción de género, porque ante todo seas hombre o mujer avanzando en nuestro camino de evolución, somos personas.

 

A menudo no tenemos referencias o nos adentramos en un camino desconocido, a un territorio que no hemos experimentado previamente, por lo que el poder apostar por nosotras mismas e ir a descubrir todo nuestro potencial para descubrir que es lo que quieres o deseas hacer, quizás sea un camino en el que precises un acompañamiento.

 

Recientemente me he visto deseando un bello descubrir a una de las personas a la que he acompañado durante dos años a través de los movimientos de despertar corporal del MLC© Método de Liberación de Corazas y del Trabajo Social Clínico, es de una belleza extrema ver como a través de la escucha del mundo interior y de la sabiduría interior que cada una de las personas tenemos, somos más capaces de poder apostar por aquello que sentimos. 

 

Puedo afirmar que el tiempo invertido por la persona que ha decidido volar tras dos años de práctica de MLC© y de Trabajo Social Clínico ha revertido en un aumento de su autoestima, en un aumento de su  energía psíquica, en un entusiasmo por la vida y como no en un logro de sus objetivos. Además de ayudar a disminuir el estrés y aumentar la capacidad de gestión de los conflictos.

 

Si se despierta tu interés al respecto y si te apetece conocer o experimentar con el MLC© o el Trabajo Social Clínico el próximo mes de Abril daré inicio a nuevos ciclos. No dudes en contactar con www.manzanosfloridos.com si sientes quieres descubrir todo tu potencial.

 

Un abrazo.


Silvia Manzanares Rodríguez

Escribir comentario

Comentarios: 0